· 

AMOR AL ARTE - AMOR A LA MÚSICA

Hoy quiero escribir sobre el  “Amor al Arte”.

Sobre lo que para mí es “Amor al Arte” y en especial “Amor a la Música”.

Y de cómo el dicho popular:  “hacer arte por amor al arte”, se basa en un supuesto, en una creencia muy arraigada en nuestra sociedad, de que el artista no tiene derecho a vivir y a cobrar por su trabajo. Aunque cueste creerlo, hoy día, muchas personas actúan y opinan en base a esa idea. Les daré ejemplos más adelante y sé que mis ideas son “opinables”, como todo. Previamente intentaré revisar criterios sobre lo que - para mí - es ser músico profesional en Uruguay.


1 - Titulados se buscan

En nuestra sociedad,  una persona es considerada Profesional cuando se titula, se diploma de eso que estudia. Un médico lo es si tiene un título, un ingeniero, abogada, electricista, periodista o cualquier carrera que se les ocurra. En Uruguay, los músicos se titulan solo si cursan la Escuela Universitaria de Música, escuela con un enfoque únicamente de música “culta” o “académica” o “no popular”. O sea que bajo esta lógica: (diploma = ser profesional), ni yo ni prácticamente todos los músicos de música popular, de cualquier estilo, seríamos  profesionales. Ni Rada,ni Jaime, ni Rossana, ni Tabaré, ni Emiliano, ni Laura, ni el Fata, ni los Ibarburu………….

Intentemos por otro lado, pues esto es absurdo, no?.


2 - Tiempo completo y tiempo compartido.

Tal vez podemos ensayar la idea de que el músico profesional es aquel que se dedica a pleno a la profesión (incluyendo actividades complementarias como la docencia o la grabación o la producción) y su sustento depende de ello, como en mi caso. Pero este criterio, aunque es importante y puede influir bastante en la actitud hacia la profesión, no es determinante. Hay ejemplos de músicos que son doctores o psicólogos o arquitectos o herreros o empleados,  que tienen una postura muy profesional frente a la música y músicos de tiempo completo que tienen una actitud depredadora de la profesión.

Por lo tanto el criterio de “tiempo completo”, aunque aporta, no nos completa la idea.


3 - “Lo que importa es la actitud”

Tenemos que ensayar, entonces, otra idea.

Lo que puede definir a un músico como “Profesional” (independientemente del estilo que desarrolle) es su ACTITUD hacia la música, su dedicación, su entrega.

Pero solo con la actitud no basta……..

Tal vez debamos agregar: “Un músico profesional (o en vías de serlo) es aquel que además de desarrollar las habilidades básicas  (aspectos técnicos, conocimientos teóricos, musicalidad y talento) suma entrega y dedicación, y tiene una ACTITUD y un ACCIONAR de carácter PROFESIONAL hacia la música.

 

Entonces la fórmula:

Habilidades + Entrega  + Actitud y Accionar Profesional (Ética), se acerca bastante a lo que llamo ser Músico Profesional.

 

Pues cuando amamos a alguien o a algo, lo primero que deberíamos tener es una actitud y un accionar de cuidado, respeto, protección y de cultivar ese amor para que crezca, madure, se desarrolle y se expanda en nosotros y en los demás.

Esto aplicado a la Música es tener  Amor a la Música, Amor al Arte.


4 - El mundo “a la gorra” (o al sobre)

Como sabemos, es una forma de relacionamiento laboral con el músico que se ha extendido mucho sobre todo en boliches.

Aquí daré mi opinión claramente:

“tocar a la gorra” puede sonar muy hippie, libertario y “cool”, pero es DEPREDADOR de la profesión y anti ético plantear y aceptar esta forma de relacionamiento. ¿El lector podrá indicarme una sola profesión en nuestra sociedad que sea “a la gorra”?

¿Ud llama al sanitario para cambiar o reparar los caños de su cocina y le paga a la gorra?

¿O al carpintero, albañil, doctor, dentista ?……..¿Hay algún servicio:  luz, agua, teléfono que sea a la gorra?

¿Por qué las bebidas y comidas que vende el señor del boliche que propone a los músicos esta modalidad, no son a la gorra?

¿ Por qué los mozos no cobran a la gorra? ……..

¿Porqué no?

 

¿Por qué solo a los músicos se les plantea tocar a la gorra?

 

Cuando se me ha propuesto esta modalidad mi respuesta siempre ha sido: “ si todo el sistema (gastos del local, personal, bebidas, comidas) van “a la gorra”, estoy dispuesto a considerarlo”.

¿Porqué hay músicos que dicen “amar la música” y aceptan esa modalidad?

Creo que para amar realmente, hay que aprender a amarse uno mismo, que no tiene nada que ver con el ego y la soberbia, sino con defender lo que uno dice que ama. Aquello de cultivar “el amor propio”.

 

Hay quienes afirman que está bien que las personas valoren el trabajo y contribuyan en la gorra lo que creen correcto. ¿Porque no lo aplicamos a otras cosas también? ¿Que tal por ejemplo a la recolección de residuos? ¿a la limpieza y estados de los ómnibus? ¿A la atención en la mutualista?...en fin.

¿Por qué solo los músicos?

 

El único beneficiado es el señor del boliche, que no paga ni cachet mínimo, ni un seguro, mucho menos un aporte jubilatorio y las personas/público creen que se benefician, porque aún no han tomado conciencia que formamos parte de un sistema que tiene que florecer en su conjunto y no en base al esfuerzo del que genera el “hecho cultural”.

No aplico el mismo criterio para los músicos callejeros, que la propuesta y situación es diferente, ni para el cobro - si es un monto decente - del “cubierto artístico” dependiendo del acuerdo a que se llegue pues funciona como una entrada a un teatro, por ejemplo, aunque esta modalidad tiene varias “aristas” a tratar, tal vez, en otro post.


5 - La desvalorización del artista

Hace pocos días me proponen participar en un encuentro de abogados, encuentro con cerca de 20 expositores internacionales y al menos 150 participantes. La invitación era para tocar en el hall entre uno y otro expositor y en forma Gratuita!. La persona que me envió el email es “Licenciada en Relaciones Laborales” (léase bien). Al principio pensé que era una broma, pero no. Encima tuve que soportar la “moralina” de que: “no todo es dinero” y varias cosas más. Le respondí que: “si todo la organización: pasajes,hoteles,comidas,local,etc) era gratis, yo podía considerarlo.”

Este hecho fué lo que me impulsó a escribir esta nota, largamente postergada.


6 - La Solidaridad empieza por casa

En 43 años de carrera, toqué muchas veces solidariamente para muchos eventos con diferentes fines, por lo que sé muy bien qué es ser solidario con la música, nadie puede venir con moralinas como esa señora. Hace muchos años, por ejemplo, tocamos para las Cooperativas del Sunca, pero nunca se me ocurrió que un albañil viniera a mi casa a arreglar una pared “en forma solidaria”.

Ubiquemos las cosas.

El colectivo de músicos es y ha sido muy solidario con muchas causas, excepto con las propias. Lo músicos somos muy solidarios excepto con nosotros mismos y no hemos podido resolver colectivamente los aspectos más básicos de un trabajador hasta hace bien poco tiempo, algunos aspectos aún están sin resolver.


7 - Los de afuera son de palo

El problema no está en “los otros” en “los de afuera” (bolicheros, contratistas,productores,  sellos). Es fácil e inmaduro pensar así.

El nudo está en nosotros mismos, en la autoestima, en la autovaloración, en el amor hacia nosotros mismos y en el amor hacia lo que decimos amar tanto: la música.

Pues nos creímos el “cuento”, el “hechizo” de que no merecemos tener un trato profesional, un ingreso que nos permita desarrollarnos en la vida, que las centenares de horas de estudio y práctica, años de esfuerzo y dedicación solo valen “unas monedas en la gorra”.  

 

En la medida que en forma colectiva, nos neguemos a aceptar esas condiciones laborales, en la medida que haya un laudo y se respete y se controle, en la medida que pongamos las condiciones mínimas, sin divismos ni egos inflados, en la medida que se firmen contratos, las cosas comenzarán a cambiar.

 

Pero el cambio comienza en nosotros mismos.

 

Como siempre, como en todas las cosas.

 

Gustavo Ripa

www.gustavoripa.com

gustavoripa@gmail.com

Escribir comentario

Comentarios: 16
  • #1

    Mariela marenco (jueves, 21 febrero 2019 22:56)

    Excelente ����

  • #2

    Nacho R (jueves, 21 febrero 2019 23:31)

    Muy Bueno concientizar Esto para encaminar un cambio y hacer valer lo que para uno vale

  • #3

    Regina (jueves, 21 febrero 2019 23:35)

    Interesante reflexion

  • #4

    Ernesto Easton (viernes, 22 febrero 2019 00:40)

    Comparto totalmente las palabras de Gustavo. Evidentemente las instituciones que representan a los músicos no han sabido defender los derechos de los músicos como las de cualquier otra profesión y los músicos con el afán de expresar su arte tampoco han logrado comprender los mecanismos. Es tiempo de hacer un análisis profundo y un cambio radical.

  • #5

    Cris Belzarena (viernes, 22 febrero 2019 01:07)

    Excelente!! Comparto tus palabras .
    21 de febrero 2019 . Hora 21.06

  • #6

    Isabel (viernes, 22 febrero 2019 01:11)

    Comparto totalmemnte y lo que veo en general es que los artistas en general incluidos los musicos no saben "venderse". Muchos con el tiempo logran ser empresarios o tener atras alguien que los sepa vender.
    Hay en general un concepto del arte como hoobie o pasatiempo y no como una profesion o un medio de vida y eso se inculca desde niños.
    Si un adolescente dice que quiere ser artista a menos que venga de una familia de artistas se le sigue preguntando: Y de que vas a vivir?

  • #7

    Cristina Raviolo (viernes, 22 febrero 2019 13:29)

    Excelente!!! Son muy claros los conceptos y creo que debieran compartirse a otros niveles. La sociedad lamentablemente tiene ese concepto del artista en general y no es fácil cambiarlo...creo que como tú bien dices debe salir de Uds.
    Nada sale sino de nosotros mismos. Gracias por compartir y espero poder ayudar a revertir lo que hoy se vive

  • #8

    Eduardo (viernes, 22 febrero 2019 15:05)

    Buena Gustavo, las cosas en su lugar.
    Permitime que te acompañe con Alfredo
    ..."Canto del Pueblo que ama,
    también canta por dinero
    como un obrero"...
    (La canción quiere)

  • #9

    Marcos (viernes, 22 febrero 2019 15:50)

    Totalmente de acuerdo.

  • #10

    Adriana (viernes, 22 febrero 2019 23:49)

    Reflexiones perfectamente adaptables a otras profesiones como la docencia. 1-se la toma como actividad.2- un arquitecto enseña dibujo en liceos publicos sin ser dicente.3-nadie tiene la culpa excepto los mismos docentes que nos referimos a nuestra profesion como socialmente prescindible , unido en este caso al salario recibido que sabemos no llega al 30% de la canasta basica. 4- un arquitecto puede dar clases... un maestro no puede construir planos , obviamente porque no corresponde ni esta capacitado para ello.5- la desprofesionalizacion de la docencia es constante. Pero como la musica, el docente decente , etico y con vocacion... ama lo que hace... cosa que no implica que no se de cuenta del proceso.

  • #11

    DAVID MONTENEGRO (sábado, 23 febrero 2019 14:41)

    TOTALMENTE DE ACUERDO.ES POR ESA RAZÓN QUE HACE MUCHO TIEMPO QUE NO TOCO EN LUGARES DONDE SUELEN COBRAR TODO Y AL MÚSICO NO LE QUIEREN PAGAR MUCHAS VECES NI EL VIATICO.ABRAZO GRANDE.

  • #12

    Ariel Iglesias (sábado, 23 febrero 2019 15:21)

    Excelente, completamente de acuerdo

  • #13

    Teresa Arocena (sábado, 23 febrero 2019 16:48)

    Muy cierto!
    Apoyo totalmente

  • #14

    Graciela Canoura (domingo, 24 febrero 2019 07:03)

    ¡¡Brillante!!

  • #15

    Leonardo Pusillo (lunes, 25 febrero 2019)

    Totalmente de acuerdo Gustavo. Nunca tan bien dicho y explicado, para el público que en la mayoria de las veces, se me ocurre que no se detiene a pensarlo. Soy músico desde que tenía 17 años, que comencé a tocar por un cachet, Ahora tengo 60. He actuado practicamente en todo el país, tambíen en Argentina, Brasil, Chile, Japon y Usa. hace ya varios años me dedico a la docencia, y cuando se dan las condiciones (monetarias) alguna actuación, que cada vez son menos. Muchas invitaciones, si, pero siempre habría que ir gratis, con lo que no estoy de acuerdo. Uno va a trabajar y el trabajo sea cual sea, hay que pagarlo, entonces, no voy. como te dije al principio, totalmente de acuerdo contigo y muchas gracias por explicarlo tan claramente. mis saludos y respetos.

  • #16

    Oscar Mendoza (domingo, 10 marzo 2019 06:56)

    Comparto absolutamente, sobretodo el "nudo" ético de la cuestión. En mi caso en especial renuncié a una Mutualista del interior, porque el trato para con mi Profesión por parte de los Directivos de aquella época era poco más que de esclavitud. Lo lamentable es que inmediatamente tenía un colega dispuesto a ocupar el lugar. En la medida en que hayan "depredadores", en cualquier Profesión, la reivindicación de los Derechos Laborales va a ser una tarea de concientización y lucha. En definitiva, como en todo proceso de transformación se debe deconstruir primero, para construir después. Y, ya es hora. Gran Abrazo Salteño.