· 

Música y Salud- Entrevista de la Revista Sinfónica

Entrevista: Diego Barreiro - Revista Sinfónica - Uruguay - Diciembre de 2018

 

SINFÓNICA: ¿Qué primera reflexión harías sobre la relación entre música y salud?

 

Gustavo Ripa: La música - desde siempre - ha estado presente en todas las actividades humanas y ha tenido un lugar importante en la vida de todos nosotros. La música nos emociona, nos hace recordar, no da ánimo, alegría o nos acompaña en la tristeza. Desde siempre la música se relaciona al logro del bienestar y la salud. Tanto en los conocimientos más antiguos hasta en las modernas técnicas de Musicoterapia y descubrimientos de las Neurociencias, podemos encontrar el concepto de la música como una herramienta para el logro de un estado de mayor bienestar, de un estado más saludable.

 

S: ¿Qué te llevó a dictar este curso sobre música y salud?

 

GR: Hace muchos años que estoy estudiando diversos enfoques y técnicas relacionadas a la música y la salud y sentí que podía aportar algo a los demás, en este mundo tan agobiado por el estrés, el agotamiento físico y mental y por la falta de interiorización y reconocimiento de lo “que me sucede”, pues vivimos permanentemente en “el afuera” , desconectados de nosotros mismos. La música , en su esencia, existe para que estemos mejor.

 

S: Creo que la música se divide simplemente entre “Buena Música” y “Mala Música”, no importando el género. ¿La relación entre música y salud se vincula a la escucha de “Buena Música”, o apunta a música de determinadas características? Por ejemplo, creo que la escucha de un hermoso “Adagio” de un concierto contribuye a un óptimo bienestar de una persona, alimentando el alma y la sensibilidad de esa persona, demostrando al mismo tiempo que la música representa un lenguaje universal que une al mundo entero. 

 

GR: Para mí (tomando una frase atribuida a Egberto Gismonti que comparto plenamente) la música se divide entre “la que necesito y la que no necesito”. Esto trae como consecuencia, no ya un juicio de valor y de la visión dual “buena/mala” que depende de muchos factores, el hacerse responsable de lo que uno “consume”. Visto como un alimento, debemos hacernos responsables de lo que necesitamos. Si consumo diariamente comida chatarra, mi salud se deteriorará rápidamente. Si consumo música chatarra mi salud se deteriorará también rápidamente. La salud entendida como el equilibrio de cuerpo, mente y espíritu. La música - según mi entender - NO es un lenguaje universal, pues su significado y usos varía enormemente de una cultura a otra (visto desde enfoques antropológicos). Estoy de acuerdo con el “Adagio” , pero no solo en la música clásica europea existen estos atributos. En todas las tradiciones hay músicas que pueden ser utilizadas para diferentes fines. Las músicas deberán tener determinadas características dependiendo del objetivo. Es diferente algo para relajarse o calmarse a una música para activarse y estar alerta.

 

 

 S: Algunas de las temáticas de tu curso me lleva a plantearte determinadas preguntas. 

Entre los objetivos generales de tu curso se destaca: “Adquirir conocimientos y prácticas sobre la utilización de la Música y el Sonido, como herramientas que ayuden a lograr un estado de mayor bienestar, calma y salud”. En este caso “el Sonido” está vinculado al tema de la contaminación sonora o acústica?. Te agradecería una reflexión al respecto.

 

GR: El sonido - entendido como un elemento diferenciado de la “música organizada” - tiene una influencia enorme en nuestro bienestar, solo que no somos conscientes de ello. El “hacerse consciente” de lo que escuchamos,   re-aprender a escuchar conscientemente, es uno de los objetivos centrales del curso. La contaminación sonora es uno de los aspectos que debemos considerar pero existe también la “contaminación musical” no solo el “ruido ambiente”. La posibilidad de conectarse con el silencio (que en forma absoluta no existe porque estamos vivos) es una de las prácticas más sanadoras que existen, como así también las prácticas de meditación sonora en la naturaleza. Hay contaminación sonora y musical, excesos de información, es por eso que en el programa practicamos lo que he llamado (con un poco de humor) “Detox Sonoro Musical”.

 

S: En lo relativo a la Anatomía del Sonido te refieres, por ejemplo, a frecuencias y armónicos. ¿Qué implica este tema? 

 

GR: Sí exacto, esa es la parte más de la Física del sonido. La frecuencia como “organizadora de la materia” (Hans Jenny, Chandly y demás) ayudan a tomar conciencia de la exposición a frecuencias. Esto tiene varios planos de entendimiento, no solo lo “físico”. Los armónicos tienen una gran importancia no solo como responsables del “timbre”, sino también el enfoque Pitagórico relacionado a la creación y la naturaleza, el número áureo y demás.  Los elementos de la música, altura, melodía, ritmo, timbre, intensidad, espacialidad, etc., los vemos desde la Física pero también desde la escucha y reconocimiento de su presencia en la música. Es por eso que una misma música la podemos escuchar desde varias dimensiones, son varias “capas” de escucha, y eso nos ayuda a centrar la mente y mantenerla fluyendo (otro de los objetivos principales del curso). Todo esto SIN hablar de temas teóricos/técnicos de la música. Me refiero a que este curso/seminario está dirigido a cualquier persona CON o SIN conocimientos “formales” de música.

S: También tratas el tema de “Cómo escuchamos”, y “El cerebro que escucha y responde”. Te agradecería una reflexión al respecto?

 

GR: Muy esquemáticamente: escuchamos las ondas sonoras a través del sistema auditivo, esa información llega al cerebro donde la procesamos, se generan diversos procesos y respondemos emocionalmente según nuestra interpretación de ese estímulo. Por lo tanto el sonido y la música nos impacta y puede producir cambios en el equilibrio emocional y en la respuesta que tengamos a ello. Es por eso que una música que “a mí” me emociona por algún motivo, o me trae recuerdos o sensaciones, no tiene porqué producir lo mismo en otra persona. No hay un “libro de recetas” de músicas que “sirvan” para tal o cual cosa. Aunque hay - porque tenemos raíces culturales comunes - algunas que funcionan para muchas personas. Aquellas que - mediante la búsqueda y la práctica - funcionen para diferentes situaciones de la vida las tenemos que buscar nosotros mismos. Es por eso que es TU música la adecuada.

 

S: ¿A qué se refiere el tema Escucha Consciente / Contemplación?

 

GR: La escucha consciente es la posibilidad de centrar nuestra mente en la música o sonido que escuchamos teniendo la intención de mantenerme “en el presente” y que cada vez que nuestra mente se distrae, volverla al objeto de escucha (la música/sonido). El término “Contemplación” es la práctica de “contemplar lo que es en el tiempo presente” y está asociado a la práctica de la Meditación y Mindfulness. Se ha comprobado que estas prácticas son excelentes para el logro de un mayor bienestar, pues lo que entrenamos es la mente (el “software”). Los “objetos de meditación” pueden ser variados y uno de ellos puede ser la música, no cualquiera, sino aquellas cuyas características ayudan al logro de una mente centrada. La música por ser un objeto que transcurre en el tiempo y es inmaterial puede ser muy adecuada para estas prácticas.

 

S: Háblanos acerca del aspecto referido a entrenar nuestra atención y reconocer emociones a través de la escucha consciente de la música y sonidos.

 

GR: Está relacionada a la anterior respuesta. Si yo “paro”, hago una pausa, tengo la posibilidad de re-conocerme y de re-conocer mis emociones. Si yo vivo como un autómata, solo para el “afuera” y no me conecto con mis emociones, difícilmente pueda desarrollar mi vida con equilibrio. La primera habilidad de la Inteligencia Emocional es el “autoconocimiento”. Si yo comienzo a re-conocerme puedo saber cual o cuales músicas activan o apoyan lo que estoy sintiendo o necesito en determinado momento. Por ejemplo, si reconozco que tal Adagio o tal Mantra o determinada música me ayuda a relajarme, si me enfrento a una situación estresante, esas músicas pueden ayudarme a encontrar el equilibrio, la calma. Si necesito activarme porque voy camino a un examen o una entrevista importante y tengo que estar “despierto y activo” puedo, en la previa, escuchar esas músicas que me activan y me ponen en un estado óptimo. Funciona si es MI música, no la que eligen otros (la radio, lo que está de moda, lo que se supone que está bien, la que escucha mi pareja…… ). El término Escucha Consciente también ha sido manejado por Georges Balan el creador de la Musicosofía, pero en mi caso no aplico su técnica.

 

 

S: Me llamó la atención el tema “Música Transpersonal”. ¿Qué significa?

 

GR: Refiere a la dimensión de la música que trasciende la experiencia personal y la coloca en un plano espiritual y trascendente. Esa dimensión estaba claramente presente en occidente en tiempos pasados, en el concepto Pitagórico de la “Música de la esferas” y en muchos de los grandes compositores aunque en forma mucho más difusa en el presente. En Oriente Medio y Oriente - más concretamente en la Música Clásica de India - el concepto de la música y su conexión espiritual atraviesa a toda la música, los músicos y las audiencias. De hecho por ejemplo los Ragas no los compone un “autor” sino que “ya existen” y los músicos se entrenan toda su vida para manifestarlos en este plano y las audiencias para reconocerlos. Músicos y audiencias se mancomunan en un evento que los trascienden. En varias culturas la música es una conexión para lo trascendente. 

 

Entiendo que no sean términos que se manejen comúnmente. Nuestra cultura está totalmente enfocada (con excepciones) a la “música/producto de mercado”, “música/consumo comercial” y al cultivo del “músico/ego”, “músico/competidor”, no importa el género musical del que hablemos. Este concepto materialista atraviesa a todo el fenómeno que rodea a la música: la industria, los medios de comunicación, las redes sociales, las escuelas y universidades de enseñanza, las audiencias y los músicos.

Además,  Música Transpersonal” es un gran libro del musicoterapeuta Carlos Fregtman junto al gran Egberto Gismonti donde exploran desde la Psicología Transpersonal, la filosofía y las experiencias vivenciales ese aspecto de la música. Lo leí hace 24 años.

 

 

S: ¿A qué te enfocas en el punto “Música y Salud en diferentes ámbitos”, por ejemplo, en casa, en el trabajo, en la empresa.

 

GR: En que podemos hacer uso de las propiedades de la música en diferentes ámbitos y así obtener espacios más ecológicos. Es interesante ver como las empresas gastan muchos recursos en decoración, muebles y no tienen en cuenta nunca el aspecto sonoro y acústico del lugar. Ni que hablar de los centros médicos y mutualistas, son los lugares más inhóspitos desde lo sonoro y ambiental, prefieren poner una tv con programas de violencia en las esperas. Ambientes anti-salud. Absurdo y contradictorio.

 

S: ¿Cómo se vincula la práctica y la escucha musical como camino de desarrollo personal?

 

GR: La práctica de la música - tanto desde el aprendizaje más formal hasta el desarrollo más consciente de la escucha- ES un camino de desarrollo personal. Para aprender un instrumento tienes que poner en juego muchas habilidades : Perseverancia (no caerte en el primer desafío), Paciencia (contigo mismo, saber esperar(te) sin exigencias desmedidas), Pasión (amor por lo que se hace) y Práctica (esforzarse por mejorar donde el único camino es la práctica). Las 4P que le llamo, son habilidades que luego sirven en la vida. Para desarrollar la escucha consciente y re/aprender a escuchar con intención, vivir el presente y descubrir distintos planos de la música, la conexión emocional y espiritual.

 

S: ¿Quieres agregar algo sobre algún tema del que no te haya preguntado?

 

GR: Creo que la Enseñanza y aprendizaje de la música, en etapas tempranas, es indispensable para que los niños desarrollen habilidades sociales (la música “con el otro”, con el parecido, con el diferente), habilidades emocionales y un buen desarrollo cognitivo. Está absolutamente comprobado que se “aprende mejor las ciencias y las matemáticas” si los niños aprenden música y arte. Los países más avanzados lo tienen presente y lo que hacen es profundizar en el arte y la música. ¿Porqué cuesta tanto entenderlo? ¿Porque cuesta tanto actualizarse y aplicar lo que en otros países ha dado tan buen resultado?.

 

S: Te agradecería una reflexión final. 

 

 

GR: La música es un camino y no hay un “dónde llegar”. Formamos parte de una “red” de personas sensibles a la música: los que la hacemos, los que difunden, los que escuchan y apoyan, los que la enseñan, los que aprendemos. Somos interdependientes. La música crece si crecen todas las partes de la red. Es por eso que en las actuales circunstancias necesitamos también desarrollar la escucha, una mejor y más profunda escucha, solo así podremos discernir entre la música que “Necesito” y la que “No Necesito”. Como me encanta la comunicación quedo a las ordenes de la revista y lectoreswww.gustavoripa.com  o también en la redes sociales. Por allí podrán conocer la música que hago, si no la conocen. Gracias.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Cristina Raviolo (miércoles, 05 diciembre 2018 20:12)

    Excelente. Muy claras las explicaciones.

  • #2

    NELSON COELHO DE CASTRO (jueves, 06 diciembre 2018 12:52)

    Sábias palavras de Gustavo: La música es un camino y no hay un “dónde llegar”
    ¿Porqué cuesta tanto entenderlo? ¿Porque cuesta tanto actualizarse y aplicar lo que en otros países ha dado tan buen resultado?
    Abrazos amigo!!!